Monday, February 19, 2007

Cuento (Cuarta de cinco partes)

Dolor, un sentimiento incesante para Esther, una palabra convertida en una repetición común, parece que la melancolía la lanzó al olvido personal, la lanzó al vacío, si bien, la familia de Rodrigo al principio le brindo su apoyo y su respaldo con el paso del tiempo, demostrarían lo que más motiva a la gente, y más a esa clase de gente, cuyo motivo de vida es el dinero. Internaron a Esther en una clínica, pues Esther no salía de la nube de sus pesadillas, mientras ellos tramitaron todos los papeleos para el cobro de las pólizas de seguro que Rodrigo había dejado. Tramitaron los papeleos de las propiedades que había obtenido, finalmente lo único que había hecho Rodrigo es trabajar el dinero de papá, así que suyo, suyo, no era nada. América por aquel tiempo termino viviendo con una tía, teniendo todas las cosas que una niña de su edad pudiera desear, teniendo todo lo que el dinero puede comprar.

Las visitas de los familiares de Rodrigo al Internado de Esther se fueron haciendo más esporádicas cada vez, más distantes, finalmente decían que Esther se había tirado al abandono. América parecía haber perdido la memoria o no querer recordar nada en realidad, seguía su vida normal, pero en su mente el recuerdo y la memoria le encendían el chip del recuerdo de su hermanito, de su padre y de su Madre!!!

Esther se quedaba más hundida en sus laberintos de soledad, cada vez comía menos, cada vez, olvidaba más de sí misma, cada vez se perdía más en sus pesadillas. Hasta que finalmente un día de improvisto, recordó que tenía un motivo para vivir, un motivo para regresar de las tinieblas, para intentar ver la luz. Finalmente todos necesitamos motivos, todos necesitamos un fin que conduzca nuestros medios, una meta que conduzca nuestros caminos. Su motivo, su fin y su meta; tenían un nombre, el nombre era América, su hija.

El regreso a la vida por parte de Esther no fue fácil, su mente tenía todavía la enfermedad de la melancolía, el cuerpo reflejaba el maltrato recibido durante meses y lo peor de todo era darse cuenta de las realidades y las realidades se constituían en que ella descubriera que la habían dejado sin nada, que no tenía nada a su nombre, que los abogados se habían encargado de retirar todas sus posesiones a favor de la familia de Rodrigo, que habían alegado locura en su contra, con lo que Esther sería incapaz de organizar cualquier fondo económico, ya ni digamos su vida. Finalmente los buitres que conformaban la familia de Rodrigo habían dejado escapar su naturaleza de vivales, finalmente ella descubría que estaba sola y que no tenía nada, que tenía que empezar de nada, que tenía que empezar de cero.

Y la historia de Esther no es una historia de superación personal, de actos semiheroicos como lo creía en un principio todo el mundo, es más bien una historia que demuestra que las circunstancias nos conducen a cometer errores quizá con el afán de sobrevivir. A Esther no le costo trabajo poderse rehacerse de la custodia de América. ¿ A quién le interesa una niña, huérfana de padre, hija de una madre loca? ¿ A quién le interesa tener a alguien que no es un familiar “directo tuyo” que te ocasionara en el futuro desembolsos de dinero?. Cuando lo discutieron los Padres y hermanos de Rodrigo llegaron a la conclusión de que era mejor “dejársela a Esther”. Cuando Esther se dio cuenta de la realidad, creo que también ha de haber sentido pánico, de ver que tan difícil era alimentarse, pues en determinadas situaciones el comer es un lujo, el darle comida a una niña constituía un lujo y como por aquel entonces el simple hecho de dormir para Esther también constituía en un lujo. Esther tomaba ciertos tés para conciliar el sueño, cierto somnífero para dormir, ciertos calmantes para los nervios, ciertos remedios para la depresión, pues, al fin y al cabo para un expaciente psiquiatrica estos medicamentes son fáciles de obtener.

15 comments:

AndreaLP said...

Qué triste que dejaran a Esther sola. Más cuando está circulando en los caminos de la locura.

Bueno, espero la 5a entrega.

W said...

Uffffffffff Edgarcito.....

Esta historia está arghhhhhhhhhhhhh

Angeek said...

Estoy leyendo todo. Esta historia se parece a una que conozco. La tragedia cotidiana. Veo que estás en proceso de gestación literaria, no es fácil. Espero que sigas inspirado, dale un jalón de orejas a las musas...
¡Saludos!

Juana Gallo said...

Una historia bastante real, cruel, trágica...
Sucede hasta en las mejores familias, como dicen.

Saludos

Kix said...

Demonios, me atrasé en la historia, y todo por andar ausente... Lo siento Eddie, pero tengo que estudiar un buen para un proyecto. Después regreso, solo quiero dejarte por ahora muchos besos!

W said...

Jajajajajajaja

Arghhhhhhhhhh en el argot W "ignifica" = Arghhhhhhhhhhhh

(angustia, tristeza, melancolía, desesperación, abrumación, desconsuelo, desolación, desánimo)

Yaaaaaaaaaaaaa ?????

Y sí está buena !!!!!!! pero... arghhhhhhhhhhhhhh

jajajajaa


Viste la invitación formal ?????????

webita said...

y que sigueeeeee???!!!

Chabeli said...

si, que sigue??

mafalda said...

.........
bueno, bueno, probando, probando......ya conectada y con tiempecillo inicio.....
leyendo en forma retrógrada.......
antes que otra cosa un saludo y un besote tronado.....muuuuuaaaaacccckkkk
déjame te cuento. Yo me he dado unos tropezones intensos con esto de la escritura, desde años lejanos me dio por inventar historias, lo cuentera se me dio desde chiquita. Con mis amigos de la escuela, durante el recreo me sentaba en círculo e iniciaba: “érase que era...... etc”. Cuando llegaba el momento de sentarme a escribir empezaba el conflicto. Yo veo como imágenes en mi cabeza (no se tu) se me arremolinan y empieza la función. Como un calidoscopio en constante movimiento recreo la historia, y llega el momento que el trance me come, y me deleito mirando la proyección interna, luego termina y al plasmarla en letras salen 5 historias diferentes. Así es mi mente de locuaz. Lo más difícil para mi es el inicio, siempre he pensado que gestar un buen inicio, presagia parir un adecuado final. Hace algunos años llevé un curso (incompleto) de cuento y otro de poesía (con este último me entro el respeto hacia esas mentes divagantes y al mismo tiempo concientes, y comprobé que para poeta nunca serviré jejeje). Fidel, el hombrezote que impartía el curso de cuento, era muy quisquilloso, burlón y vinagrillo; culto hasta las cachas. El siempre decía que el BUMMMM de la primera conjugación lo era todo, y cuando leía nuestros escritos los hacía pedazos. Un día estaba sentada leyendo y entro para iniciar la clase, de pronto se dirigió a mi: “¡hey Mafada! Mira me agache a levantar mi cartera y se me rompió el pantalón” Dándose vuelta me mostró sus enormes nalgotas, y si, efectivamente la costura del tiro posterior de su pantalón estaba abierta, mostrando su trusa color amarillo chillante. ¿Qué me puedes inventar a cerca de esto?. Esta frase era la orden secreta que nos enseño, que traducida era: “escribe una historia” .

“El olor fue lo que me despertó. Probamente la comida condimentada y abundante fue lo que provoco la pesadez , sumándose el curso lineal de la trama de la espantosa película que decidí pagar por ver. Al abrir los ojos el amarillo intenso como de yema de huevo logro dar algo de visibilidad a la penumbra. Turbada, con el olor metido en mi enorme nariz y como pegado en el ambiente...... etc.... etc...”

Así fue mi inicio. Este fue el primero que a Fidel le gusto, después de haber criticado cruelmente como 20 o 30 previos (no recuerdo bien). Por allí dice Rosa Montero que todos tenemos una historia que contar, y que por momentos esta historia emerge de las profundidades, como una joroba de una enorme ballena, que solo tenemos unos instantes para poderla arponear. Pero yo le agregaría a este comentario que la calidad y el sitio exacto de entrada del arpón determina el encantamiento, ese que el que escribe desea trasmitir al que lee. Imagínate muchos inicios de una misma historia, y elige la más misteriosa, la más enigmática o probablemente la mas rebelde.
Ese es mi consejo.........

Perdón por el rollo inmenso. Tu historia es buena. El inicio no. He leído varios post tuyos, será que se te da más el ensayo que la narrativa??????

Mafalda

Maquiavélica said...

hay edgar¡¡¡¡¡¡¡¡ya viste como te nombre en mis links? jejee edgar el cuenta cuentos¡¡¡¡¡¡
te la rifas esta genial¡¡¡¡¡
besotes magicos

Edgar said...

Hola Mafaldita

Antes que otra cosa agradezco el enorme tiempo que tomaste en comentarme y creeme que me halaga mucho.

------------------------------

Que cruel de parte de tu maestro el burlarse de los escritos, pero quizá era, es, su técnica y si le da resultado sería digno de otro análisis.

Jamás he tomado cursos de nada para escribir, me nace, es un gusto hacerlo. Me gusta hacerlo de la forma en la que lo siento y pienso.

Por eso a veces mi crítica, el humor (aburrido) e irónico, el intento de sátiras, las historias que parecen sacadas del alarma etc.

Mis gustos son muy diversos hasta en la música (adoro a los Beatles por sobre todas las cosas mundanas musicales, pero amo con la misma intensidad a Pearl Jam que a Metallica, a Oasis que a Depeche Mode, a U2 que a Fernando Delgadillo y a Enanitos Verdes con Vanessa Mae) y ninguna de ellos se parece entre sí. Al momento de escribir no podría escribir sólo de algo, por ejemplo de política, o de sólo música, o sólo historias, noooo de nada de eso.

Tampoco quiero escribir mi vida, a nadie le interesaría y la forma de ésta (mi vida) es líneal y ordinaria, amén de que no me gustaría revelar ciertos datos, mejor la suma de todos mis gustos y aficiones o criterios personales les darían un resúmen de los que soy. Para aquellos que son atentos...

Ahora bien, el inicio es falto de ritmo sí. Una gran verdad. Por que es un estracto de un libro, un fragmento, una parte muy pequeñita, de hecho, no es ni la trama principal del libro, es una historia aleatorio paralela de un solo capítulo!!!! (que en el libro se denominaría crónicas)

Es una historia basada en un plática que escuche, los personajes y los detalles, mi mentecita los imaginó.

Sí, me falto ordenar mejor la entrada, pero quería llegar directa al grano, por que en todo caso la "crónica" de ésta historia daría para 10 post de 5 min. de lectura cada uno.

---------------------------

Gracias por tu lectura de éste "ensayo" y es placer tenerte por aquí

Rev. Alexander Strauffon said...

Esther parece ser alguien que conoces en la realidad. Un personaje que "se siente" mas que los otros.

El dolor que le imprimes a tus letras me agrada, hermano.

Lorena said...

chin, y como le hizo para mantener a la hija?? ay que desgraciados esos familiares!!
pero si, puede suceder, me tocó ver algo parecido en la vida real... pero lo de esther está todavía peor!!!, joder Edgar, te pasas, eh???, pero esta bueno... continúa, continúa :-)
saludos!!!

santo said...

Hola Edgar como has estado buen post y pues esperando la next jejeje
saludos

Antonio said...

Edgar: Lo prometido es deuda. Leí las 4 partes de 5 (podrías haber dicho que es una triloguía de 5 partes como decía Douglas Adams, jajajaja). Te comento que la historia es interesante y se desarrolla en forma que mantiene el interés del lector. De pronto me recordó la cinta "Azul" de Krzysztof Kieślowski (de otra trilogía) aunque pronto la historia se va por otros caminos.

Tengo otros comentarios y sugerencias pero te enviaré un correo electrónico. Ésta es otra promesa.

Un Abrazo