Monday, July 24, 2006

¿Quién pudo Ordenar esto? (Primera de Dos partes -3 Min. y medio aprox. de lectura-)


¿Quién pudo ordenar esto?, ¿Cómo pueden permitir que esto pase?....fueron las últimas palabras que repetía mi padre antes de morir....mientras mi Madre lloraba a su lado, pues sabía que su amado moría en las pesadillas que le había tocado vivir y que no había podido olvidar....

Mi padre era judío polaco, nacido en Varsovia en 1931, sólo dos años después del desplome de la economía en EEUU y que arrastraba al mundo a una crisis financiera, mi padre nació en el período Europeo conocido cómo: “entreguerras”. Fue hijo de una pareja de judíos que escapaban continuamente de los progroms que se seguían efectuando en Rusia y en toda Europa, sentía un extraño desprecio por los que no eran de su raza, debido a que su padre, mi abuelo, había logrado convertirse en un eminente empresario en Polonia y veía a los judíos cómo excelentes negociantes y cómo un grupo que se ayudaba y protegía financieramente una vez que lograba establecerse.

Contaba interminablemente aquella mañana del 1 de septiembre de 1939 cuando los nazis empezaron arrasar con Polonia y daba así, inicio a la 2ª. Guerra mundial. Contaba apasionada y tristemente cómo mientras eran trasladados al Ghetto de Varsovia, despojados de sus pertenencias; su padre, mi abuelo, no dejaba de repetir, de repetirse: ¿Quién pudo ordenar esto?. La insistencia de la pregunta, fue respondida con una bala nazi, lo que impactó irremediablemente a mi padre.

Mi padre logró sobrevivir al genocidio nazi al ser liberado su campo de concentración por el ejército Rojo y fue testigo de cómo el ejercito aliado hizo “ojos ciegos” en su avance y permitió a los alemanes no sólo seguir cometiendo atrocidades, sino acelerar sus procesos. Los Rusos enviaron los sobrevivientes a los ingleses para resolver así el problema judío y estos a su vez los enviaron al campo de concentración de Caraolos en Chipre, pues los ingleses sentían también el desprecio hacia esta raza y para sobrellevarlos mientras se resolvía la creación del Estado Judío. Finalmente el nuevo mapa geográfico otorgó al pueblo judío un pedazo de tierra que les pertenecía en 1948, sólo que, contaba mi padre, era el mismo lugar que habitaban los árabes y que consideraban también ellos, sagrado.

El pueblo judío “desplazó” a los antiguos habitantes, bajo pretexto de mejorar su nivel de vida, pues los judíos se organizaron en Kibbutz, tierras comunales de desarrollo social compartido, es decir, un sistema dónde todos “los judíos” eran dueños de todo, así que su producción agrícola pertenecía a la de su vecino y la de éste pertenecía a la de él. Lo que ocasionó según mi padre, la envidia de los antiguos habitantes y el descontento del control Inglés, surgiendo así una intensa lucha por lo que tres grupos consideraban “la tierra prometida”.

Ahora bien debido a la escasez de armamento por parte del naciente pueblo judío, la salida para oponer “resistencia” fue la paramilitar, la organización guerrillera, mi padre se “enrolo” así, con los Macabeos, que con el tiempo se configuró en una línea radical que caía repetidamente en el terrorismo, pero momentáneamente era la salida a la sed de venganza de muchos jóvenes judíos que veían en este grupo la manera de demostrar el poderío “real” del pueblo judío.
Mi madre platicaba que mi padre usaba a los Macabeos, para acallar sus propios demonios y mientras ganaba fama por su “eficiencia” (que era más bien sanguinaria), ganaba fama también por la visión paranoica de repetir después de cada explosión ocasionada por él: ¿Quién pudo ordenar esto?. Esa paranoia, argumento yo, fue ocasionada por las innumerables veces que observó arder los cuerpos en los crematorios nazis y que le toco recoger para “limpiar” el crematorio, por lo que repetía la frase; última que había repetido su padre, mi abuelo; en vida: ¿Quién pudo ordenar esto?. FIN DE LA PRIMERA PARTE

19 comments:

Callita said...

Cuando estaba en la secundaria realizamos una investigación sobre la segunda guerra mundial, causas, desarrollo, trascendencia, etc.
Nos fuimos metiendo más y más en ese rollo y al ver las fotografías de lo que las diferentes bibliografías relataban acerca de la guerra, se me "heló" la sangre por primera vez.

No creía que lo que estaba viendo en realidad había pasado, ¿a quién y por qué se le ocurriría hacer eso?, ¿qué fue lo que hicieron para pagar de esa forma? (digo, ni inocentes ni culpables merecen tal humillación) y fue la primera vez también que supe (pero sigo sin entender) hasta dónde puede llegar el odio y la absurda obsesión en contra de gente que su único "delito" era haber nacido dentro de una familia de religión judía y con eso ya tenían su pasaporte directo a la masacre.

Y como siempre, el incontenible deseo del "Poder" a lo p..jo es el origen de la deshumanización que seguiremos viviendo.
Lo peor de todo: que siempre tienen qué pagar los inocentes, sin deberla ni temerla!!! ESO SI ME EN....OJA MUCHO!!!!! NO ES JUSTO!!!

Esperaré la segunda parte... no manches! todavía no la leo y ya me la imagino...

Vinnie Terranova said...

Todas esas historias siempre resultan muy cabronas...

Quienes pasaron por eso nunca lo olvidan.

Eratóstenes Horamarcada said...

Éste ha sido el más interesante de tus relatos. Respeto al pueblo judío por razones que sería casi grosero enumerar, habiendo tantas y tan obvias. Ustedes forman parte de nosotros y de cada uno de los pueblos que siguen una religión monoteísta.
Un saludo amistoso, Édgar.

Anguii said...

Me imagino el trauma mental que sufrieron los pocos sobrevivientes de algunos campos de concentración; ver la forma en que mataban a tus hijos, a tus padres. En una guerra, a veces al menos puedes defenderte o huir. Pero en exterminios masivos, que puedes hacer?,

Darkolina said...

oh, don formalote.. a mi la neta, me gustan estas historias (la rara de yo) y pus, si que mucha sangre esto y lo otro, pero.. bendito sea el psicoanalisis!!..
adoro los documentales de the history channel y el millon de historias de hitler.. como todo te lleva a eso, pero lejos de hacer criticas y prejuzgar, no se.. entender todas las circunstancias y como se dejan cegar y llevar por un monton de cosas que uno cree q no haria..

CSI me ha enseñado que somos capaces de muchas cosas bajo presion, etc..
salu2
pd esperando la 2da parte..

Chabeli said...

Edgar, es realmente la historia de tu abuelo?

Edgar said...

Hola a todos
No chabelli, no es la historia personal, ni de mi padre ni de mi abuelo, suelo, contar mis intereses cómo en una especie de historia

Callita: El poder por el poder y las demostraciones de éste, entre familias, entre parejas y entre naciones es y será absurdo. Mañana o pasado mañana posteare la segunda parte.

Humanware, demasiado cabronas, el abuso siempre será eso.

Erat, amigo apreciado, no yo no soy judío y espera la segunda parte fué creado así a propósito.

Anguii, extrañaba tanto leerte por aquí, te gradezco mucho me regales tu tiempo en leerme y en comentarme, en un exterminio masivo, preferiría morir despues de propinar por lo menos un golpe.

Darkolina, Amo, adoro el cine de la segunda guerra mundial, cómo dices tú, rescatando al soldado Ryan y La lista de Schindler rifan!!!!

santo said...

hijole pues sin palabras ya que eso si esta bien triste ni para que acordarse de algo que en realidad fue muy malo.Pero en fin sucedio y tenemos la obligacion de leerlo para que haga conciencia en uno y no vuelva a suceder
saludos

Maik said...

Me horroriza el holocausto, y me llena de odio todo lo que los nazis hicieron en Europa.
También en mi país hubo un fascista que se codeo con el ejercito hitleriano, humillo y ensangrentó la tierra donde vivo,
entre los años 1939 y 1975 que duró su dictadura.
Pero mi pregunta ahora es:¿Un pueblo que fue masacrado como el judío, que quisieron eliminarlo pero sobrevivió ante la barbarie, como es posible que actué hoy de la forma que actúa, ante Palestina o ante Líbano?¿No les sensibilizó lo que ellos pasaron, para actuar contra el prójimo, ya que ahora son estado, de una manera diferente ante la que están actuando con dichos países?
Algunas cosas se me escapan, y no llego a entender ciertas conductas por muchos intereses que se tenga que defender.
Saludos Edgar.

Mapileri said...

Lei todo y me transporte a la Lista de Shindler, de por si soy bien chillona y con esa pelicula de verdad q kede impresionada, me tendras seguido por aqui, tienes un excelente blogg

Di. said...

Sabes? en verdad siento que me faltan elementos paa entender esta historia pues no me confío de la "visión parcial" que tengo de esta historia. Besos

Angeek said...

Estaba esperando la segunda parte.
También pensé que hablabas de tu familia.
Yo tuve una queridísima maestra, mentora excepcional, que tenía los números grabados en su brazo.
En lo personal, me interesa también la otra cara de la moneda. No creo en visiones maniqueas. Hay que rebuscar en la historia, la oficial y la no oficial.
¡Buen día!

minotauro said...

suena interesante tu escrito, esperare la segunda parte para comentar mejor..
saludos..

Joel Langarika said...

Ouch...como recuerdo a mi Nana! -una vieja polaca màs perdida que una estrella fugaz en la nada, pero con los amorosos brazos y los ojos màs azules y tiernos que he visto en mi vida- esa nana, muriò feliz, rodeada de los hijos que la vida le regalo y recordando a aquellos que le quitaròn a fuerza de volverlos jabòn y lejìa...un abrazo desde mis mares.

Paulie said...

Creeme Edgar que no solo fueron polacos, también fueron alemanes júdios (no preguntes porque casi no tengo familia viva).
Generalmente no habló de esto, pero yo fui educada júdia y mi padre me contó muchas veces lo que él paso, el nació en 1950.
Ellos nunca decian publicamente "nuestra religión", asi el porque pudimos vivir en Munich
Asi tan ironico que me lleguen a llamar nazi en las calles

gusgo said...

Fíjate que yo pienso lo mismo que algunos de tus lectores: me parece que falta algo en todo esto. No sé realmente que tanta razón tenga, pero hay algo más, probablemente oculto, o de tan evidente, invisible...

Saludos, Bro!

Chabeli said...

Es cierto lo que dice "Santo", quien no conoce su historia corre el riesgo de repetirla

MaleNa said...

Que dolor amigo mio...que dolor sin interrupcion...sangra desangra, la locura de muchos.

Terrible, absurdo, decandente.

Por la paz siempre.

Mi cariño

BaDo said...

Creo que lo que les pasó a los Judíos estuvo de la **** pero la neta es que parece que los weyes lo piden a gritos. Cuenta la leyenda que crucificaron al Salvador ¿no?
Despues, les dan chance de instalarse y ahí van a buscar bronca con los vecinos, que para acabarla son de armas tomar, así que ahí les viene la siguiente guerra, y como son los "semi gringos" mas próximos, a ellos les va a tocar el primer round... pobres weyes, no llenan.